Rugby Championship

Y se bajó nomás

By  | 

Que no llegamos bien preparados, que es peligroso para los jugadores, que el gobierno sudafricano no nos da permiso, y así podrían seguir la lista de excusas por parte de los Springboks para justificar la baja en el Rugby Championship 2020.

Lo que era un secreto a voces, terminó de oficializarse con el comunicado de Sanzaar en la madrugada del viernes en Oceanía. Era sabido que, para Sudáfrica, este Rugby Championship podía darle más dolores de cabeza que alegrías. Con mucho menos rodaje que Australia y Nueva Zelanda, los campeones del mundo ponían en juego su prestigio a cambio de unos millones de razones, las cuales  tranquilamente podrán recuperar el próximo año, con la visita de los Lions por suelo africano.

Pero a su vez, la decisión de la SARU, también tendría un sustento político y un trasfondo de vendetta no admitida. La decisión de Nueva Zelanda y Australia de cortarse solos con el Super Rugby no cayó de la mejor forma en las oficinas de Ciudad del Cabo, y sin dudas, esta decisión, sumado a la posibilidad de que las franquicias sudafricanas se inserten por completo en el Pro 14, pintan de cuerpo entero como el relacionamiento entre los socios de Sanzaar no estaría pasando su mejor momento.

En el medio, o mejor dicho más al costado que otra cosa, quedaron la UAR y sus seleccionados. La alianza estratégica con las uniones del hemisferio Sur parecería ser cada vez menos fructífera. Jaguares no tiene lugar asegurado en ninguna de las competencias domesticas de sus socios, y con este revés, hay que ver si el Rugby Championship o Tri Nations sigue siendo un negocio redituable para la TV.

Sin la figura de Agustín Pichot en la mesa de decisiones de Sanzaar, el peso específico de la UAR a la hora de negociar es cada vez menos influyente. Con un equipo de Jaguares en pleno desmembramiento, una unión que cruje ante los efectos económicos devastadores de la Pandemia, y un horizonte lleno de incertidumbre, Los Pumas afrontan un desafío tan exigente como inicuo. Pero claro está, que la espalda deportiva, financiera y política no les permite darse el lujo de bajarse de este torneo; algo que  solo parece estar reservado para aquellos que son campeones del mundo.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *