Bledisloe Cup

Pusieron las cosas en orden

By  | 

Dicen que las segundas partes nunca son tan buenas como la primera. Y algo de cierto hubo en la revancha disputada entre Nueva Zelanda y Australia, el domingo último en Auckland. El triunfo de los hombres de negro por 27 a 7 no tuvo la pimienta del primer duelo, aunque una vez más, no hayan defraudado con el espectáculo que brindaron.

Con varios cambios con respecto al duelo anterior, los All Blacks arrancaron mejor que su rival y se pusieron arriba 10 a 0 con un try de Aaron Smith y un penal de Mounga. La reacción de los Wallabies llegó tras varias fases de machacar la siempre impermeable defensa neozelandesa. El try de Koreibete fue un canto a la paciencia aussie, algo que resulta vital a la hora de enfrentarse con los maoríes.

En el complemento llegaron las diferencias. Un inspirado Caleb Clarke volvió a sorprender al mundo ovalado con sus corridas e hizo revivir el aura del mítico Johna Lomu. El wing de los Blues se mostró imparable por momentos, ratificando que lo realizado en el Super Rygby Arotea no fue casualidad.

Los tries de Jordie Barret, Savea y Cane le dieron una tranquilidad a los All Blacks que terminó de apagar la llama del partido a falta de veinte minutos. Errores de manejo de ambos lados impidieron que las cifras en el tanteador se modificaran en la última parte del partido, dejando de lado la posible reacción australiana y asegurando un nuevo triunfo para los locales en Eden Park, un estadio casi inexpugnable para los visitantes.

Ambos equipos se volverán a enfrentar dentro de dos semanas en suelo australiano. Tras un empate y una derrota, los renovados Wallabies de Dave Rennie buscarán cambiar el curso de una historia adversa en la Bledisloe Cup desde 2002. Enfrente estarán ni más ni menos que los All Blacks, n seleccionado que al menos en estos primeros dos test se mostró un poco más vulnerable de lo habitual.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *